10 abril 2014--En colaboración con el ACNUR y la fotógrafa Sanaa Boutayeb, OBMICA co-auspició la exposición fotográfica “Las caras invisibles. Coexistencia de Dominicanos y Haitianos en los Bateyes: una historia de vulnerabilidad, tolerancia y solidaridad cotidiana”, que se lanzó el 10 de abril del 2014 en Novocentro en Santo Domingo. Las fotografías a la vista fueron producidas en el Batey Esperanza y el Batey Monte Cristi.

 

Bridget Wooding (OBMICA), Gonzalo Vargas Llosa (ACNUR) y fotógrafa Sanaa Boutayeb en el lanzamiento de la exposiciónBridget Wooding (OBMICA), Gonzalo Vargas Llosa (ACNUR) y fotógrafa Sanaa Boutayeb en el lanzamiento de la exposición

Estas comunidades se encuentran en la provincia de San Pedro de Macorís, a corta distancia en auto tanto de Santo Domingo, la vibrante capital de la República Dominicana, como del área de Punta Cana, el centro turístico del país reconocido en todo el mundo. Sin embargo, pocos dominicanos citadinos, y casi ningún turista, han visitado un batey.

Las “Caras Invisibles” son las de aquellos que han pasado toda su vida en los bateyes, y las de los niños que nacen allí y representan la única esperanza de toda una comunidad por un futuro mejor. Son las caras de esas familias de descendencia tanto dominicana como haitiana, quienes han sido marginadas por décadas. Pero las “Caras Invisibles” también nos muestran un singular ejemplo de coexistencia, solidaridad y hermandad, lo que de hecho es un ejemplo para el mundo. También son una ilustración de los fuertes lazos históricos y culturales entre dos pueblos y comunidades de dos países diferentes que comparten la isla de La Hispaniola.

La fotógrafa
Soy Sanaa y nací en la tierra del sol poniente, Marruecos. Hago fotografía y cine que se enfocan en historias humanas y en exponer la belleza y esperanza donde quiera que las encuentre. Creo que el impacto de las películas y la fotografía puede ser usada para desarrollar el entendimiento y una mejor convivencia entre los seres humanos. Contribuyendo así a reducir la brecha entre las desigualdades sociales y a un diálogo entre culturas que muestra la universalidad de los valores humanos.

Me inicié en la fotografía y dirección documental como un pasatiempo en Marruecos en el 2004 y continué mis estudios en dirección de películas en Boston University. Llegué a la fotografía y la dirección fílmica desde un área similar, ya que trabajaba como profesional de comunicación por más de 10 años en Estados Unidos, Marruecos y Qatar. Trabajé en organismos internacionales y el sector privado contando historias “organizacionales”… pero al fin… historias.

Cobertura del evento en los medios

Listín Diario. "Fotografías de las caras invisibles," 8 de abril del 2014.