Vendedora y migrante haitiana, Elías Piña, RD Crédito de foto: Hillary PetrozzielloVendedora y migrante haitiana, Elías Piña, RD Crédito de foto: Hillary PetrozzielloEl género afecta todos los aspectos de la experiencia migratoria, tanto de las mujeres como de los hombres. Influye en las causas de la migración, cómo se migra, adónde se migra, el tipo de trabajo que se espera o se es capaz de obtener, las experiencias de integración en el país de destino y las relaciones con el país de origen. Asimismo el género influye en la cantidad y frecuencia de las remesas enviadas, los mecanismos de transferencia y el impacto general que éstas tienen en el país de origen.


El Caribe, al igual que otras regiones del mundo, ha visto una progresiva feminización de las migraciones, refiriéndose no sólo al aumento numérico sino también a la capacidad en la que migran las mujeres – en tanto proveedoras económicas y no sólo para la reagrupación familiar. Las mujeres dominicanas, por ejemplo, comprenden la mayoría del flujo migratorio hacia España desde los años ’80. A nivel del Caribe insular el porcentaje de mujeres sobre el total de inmigrantes es más del 50% para muchos lugares (Barbados, Grenada, Puerto Rico, Antillas Holandesas, Trinidad y Tobago y Las Islas Vírgenes, entre otros).


Las mujeres migrantes a lo largo de todo el proceso migratorio con frecuencia son más vulnerables a enfrentar desventajas que derivan de la desigualdad de género tales como la discriminación, explotación, consecuencias de la segmentación del mercado de trabajo y la responsabilidad de organizar la vida familiar transnacional. A menudo trabajan en sectores que no están completamente cubiertos por la legislación laboral, por ejemplo en el trabajo doméstico remunerado o trabajo sexual. A eso se suma la falta de políticas para atender a las necesidades específicas de las mujeres migrantes y los limitados canales legales para su migración, que pueden resultar en mayores niveles de irregularidad y en la trata de personas.


Por todos estos motivos, se hace necesario emplear una perspectiva de género en la investigación, capacitación e incidencia a favor de los derechos humanos de las personas migrantes. Para OBMICA, el género es un eje de trabajo específico a la vez que es transversalizado en todo nuestro quehacer. El OBMICA ha trabajado la temática de género y migración desde su fundación, aportando estudios pioneros, fortaleciendo capacidades y haciendo incidencia a partir de los resultados de investigación. A modo de ejemplo, el OBMICA ha hecho lo siguiente:


- Investigación pionera sobre la violencia contra las mujeres migrantes haitianas en la frontera domínico-haitiana


- Investigación trienal “Avanzando en los derechos de la mujer migrante: Caso de las mujeres migrantes haitianas en República Dominicana”


- Investigación, diálogo e incidencia a favor de los derechos de las trabajadoras domésticas migrantes


- Publicación de investigaciones sobre la trata de mujeres dominicanas y haitianas